leyendo

Al ahorrar, destinas una cantidad de dinero a ese sueño o gustito que tanto quieres para tu familia. Con estos consejos podrás aprovechar tu rutina hogareña para que tu platita rinda mucho, mucho más.

Crea un presupuesto

Reúnte a tu familia junto a la mesa y pide que cada uno escriba los gastos mensuales que tienen.
Revisa cuáles artículos son prescindibles y cuáles son más necesarios. Pon en orden tus prioridades y, sobre todo, ponle un límite a tus gastos.

haciendo cuentas

Con un presupuesto definido es más fácil controlar la salida de capital, puesto que ya conoces el dinero asignado para cada gasto.

Define un objetivo para tu ahorro

Una vez que hayas hecho la lista de gastos del consejo anterior, es momento de llegar a un acuerdo con la familia y definir un objetivo común para ahorrar. Cuando tienes una meta definida es más fácil luchar por alcanzarla y es mejor si lo haces en familia.

Si te propones un objetivo claro, pensarás en él al momento de gastar y te será más fácil ahorrar. Así podrás comprar el electrodoméstico que te hace falta, o ir de paseo a ese lugar que tanto quieres visitar.

ahorro

Si no tienes un objetivo claro, plantea una suma de dinero que ahorrarás cada mes. De esta manera te aseguras de crear un capital que será muy útil en caso de algún imprevisto.

Haz una lista de compras

Antes de salir de compras, revisa tu hogar para saber qué productos necesitas y cuáles no. Anota lo que te haga falta, de esta forma te aseguras de no comprar insumos innecesarios.

escribiendo

Una lista de compras también te dará una idea del dinero que hará falta. Si ya sabes lo que necesitas, te recomendamos hacer tus compras al por mayor. Cuando compras en grandes cantidades, consigues productos más baratos y reduces las veces que tienes que ir al supermercado, por lo que ahorras tiempo y dinero. En Santa María siempre pensamos en tu presupuesto, por eso tenemos a tus disposición productos al por mayor y al peso.

Cuida el consumo de energía

El consumo de energía puede significar varios dólares extra al final del mes. La buena noticia es que podemos ahorrar electricidad con simples consejos.

Apaga las luces que no ocupes. Las luces ocupan la mayor cantidad del consumo de energía. Por eso es mejor tenerlas apagadas siempre que se pueda.

conectores

Desconecta tus electrodomésticos. Si hay electrodomésticos que solo utilizas de vez en cuando, mejor desconéctalos porque muchos consumen energía incluso estando apagados.

 

Sigue estas recomendaciones y verás cómo, de a poquito, tu dinero rinde mucho más. Empieza hoy mismo y recuerda el mejor consejo de todos:
Deja de intentar ahorrar y empieza a hacerlo.