ganadora

Nos reunimos con Thalya, la ganadora de nuestro sorteo de Navidad, para hacerle la entrega oficial de su casa propia y aprovechamos para pedirle que nos cuente su Historia Rendidora. Thalya proviene de un hogar humilde en la Provincia de Los Ríos. Es la menor de una familia de 5 hijos, y a su corta edad ha tenido que enfrentar muchas dificultades. Su madre, Berta, sufrió una grave enfermedad que la dejó discapacitada hace pocos años. Desde entonces, su situación económica se tornó aún más complicada.

Pero el universo tenía preparado algo grandioso para Thalya. Ella nos cuenta que, desde hace un tiempo, una de sus hermanas se mudó a Quito para empezar una nueva vida. Como lo había hecho en otras ocasiones, Thalya llegó a casa de su hermana para visitarla durante la época de Navidad, sin sospechar que su futuro estaría a punto de cambiar.

 

firma de documentos

“Nunca me imaginé que pudiera ser la ganadora de la casa, pero tenía una esperanza guardada”

 

Thalya acompañó a su hermana a hacer compras en Santa María Villaflora, donde vieron el anuncio del sorteo. Entonces decidieron visitar Santa María en varias ocasiones para lograr obtener 5 botelitos. La hermana de Thalya le cedió sus boletos, y fue precisamente uno de éstos el que hizo de Thalya una ganadora. “Nunca me imaginé que pudiera ser la ganadora de la casa, pero tenía una esperanza guardada”, comenta Thalya.

Cuando contactamos a Thalya para contarle la buena nueva, ella no lo podía creer. “Yo pensaba que era una broma, hay muchos bromistas por ahí” nos dice entre risas. “Siento mucha alegría y ganas de desmayarme”. Sin duda su nueva casa va a ayudar muchísimo a que Thalya y su familia tengan un mejor porvenir. “Esta casa nos va a ayudar muchísimo. Veo un futuro más descomplicado, ya no pagaría arriendo porque ahora tengo una casa propia.” menciona Thalya.

 

familia

“Agradezco primero a Dios, a Santa María y a mi hija que se ha ganado esta casa. Verdaderamente, sí la necesitábamos.”

 

Berta, la madre de Thalya, también nos expresó su gratitud y nos cuenta que sueña con un futuro prometedor para sus hijos en Quito. “Soy una mujer demasiado humilde. Agradezco primero a Dios, a Santa María y a mi hija que se ha ganado esta casa. Verdaderamente, sí la necesitábamos” nos dice Berta.

 

ganadora

 

Nuestra conversación termina con la satisfacción de saber que ahora una familia que realmente necesitaba, tiene su casa propia. Thalya se despide con una gran sonrisa y nos dice: “Les recomiendo que compren en Santa María porque, como ven ahorita, sí cumplen. ¡Yo me gané la casa!