desayuno

Una dieta sana y equilibrada es la que permite que nuestro organismo funcione de manera óptima, para lograrlo es fundamental basarla con alimentos que potencien el buen funcionamiento de nuestro organismo evitando enfermedades relacionadas con la alimentación, como la obesidad o los problemas cardiovasculares. Por esta razón, los expertos recomiendan que nuestra dieta forme parte de un estilo de vida saludable, que sea rica en alimentos de origen vegetal y fibra, y sea baja en grasa de origen animal.

Desayunos y cenas: sugerencias saludables.

Entre el desayuno y la media mañana debemos consumir un lácteo (leche, yogur o queso) algún alimento feculento (pan, tostadas o cereales) acompañado o no por algún alimento proteico, y una fruta. Por ejemplo:

Desayuno: café con leche semidescremado y un sándwich mini. Media mañana: macedonia de fruta. En detalle: sándwich mini de jamón cocido acompañado de café con leche en el desayuno, y mermelada de pera y uvas a media mañana.

Cena: Puré de calabacín con merluza a la plancha. Postre: mandarinas. En detalle: crema de calabacín, cebolla y un poco de papa cocida, aderezada con sal y pimienta negra, todo triturado. Merluza a la plancha. 2 mandarinas de postre.

Desayuno: leche con cereales de desayuno. Media mañana: manzana con yogur desnatado edulcorado. Procure escoger cereales de desayuno integrales y sin miel, azúcar ni grasas añadidas.

Cena: ensalada completa. Postre: mango. En detalle: ensalada con lechuga y brotes de soya, tomate cherry, remolacha y zanahoria con un huevo duro y 25g de avellanas. 2 tostadas integrales. Medio mango de postre.